Éste es el primer encuentro de alto nivel entre México y Myanmar en cuatro décadas de relaciones diplomáticas, lo que muestra el interés mexicano en acercarse a un país del Sudeste Asiático que está inmerso en una etapa de importantes cambios políticos y económicos.

El Presidente Peña Nieto manifestó un amplio reconocimiento a la Ministra, a quien externó una felicitación con motivo de los avances en el proceso de democratización de su país, así como por las expectativas económicas.

Particularmente, dio la bienvenida a la Conferencia de Paz celebrada en agosto pasado en ese país asiático, destacando el efecto positivo que ésta tendrá en el proceso de paz y de reconciliación nacional en Myanmar.

Aung San Suu Kyi es un símbolo internacional de la lucha pacífica y protagonista del movimiento en favor de la democracia en Myanmar. A lo largo de su incansable labor a favor de la democracia, recibió un amplio apoyo internacional.

En 1991 le fue concedido el Premio Nobel de la Paz. Aung San Suu Kyi encabeza los esfuerzos del diálogo, la cooperación y la reconciliación entre los líderes militares y la sociedad civil, junto con las actores políticos y económicos para alcanzar la paz en este país.

Ha sido una voz importante a favor de los derechos humanos; una emblemática defensora de la lucha por la democratización  por lo que ha sido multigalardonada internacionalmente. Recibió el Premio Nobel de la Paz en 1991.

México y Myanmar establecieron relaciones diplomáticas en octubre de 1976. Los Gobiernos de ambos países han acreditado a Embajadores de manera concurrente, México desde su Embajada residente en Singapur, y Myanmar por conducto de su Misión Permanente en Naciones Unidas.

Myanmar es uno de los miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ANSEA), espacio prioritario en la estrategia de mayor acercamiento de México hacia la región de Asia-Pacífico.