Paleontólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia INAH y la Universidad Nacional Autónoma de México UNAM recuperaron 50 vértebras completas de la única cola articulada de dinosaurio que hasta el momento se ha descubierto en México.

Esta cola de dinosaurio se mantuvo intacta desde hace 72 millones de años, alcanza cinco metros y aún sus 50 vértebras permanecen unidas como cuando el dinosaurio habitaba el planeta. Actualmente los paleontólogos continúan trabajando en este descubrimiento localizado en el Ejido Guadalupe Alamitos del municipio de General Cepeda, Coahuila.

Por estudios y características de las vértebras caudales y sacras se ha permitido distinguir que se trata de un hadrosaurio o pico de pato con cresta, nombrado Lambeosaurino.

Destacó que la recuperación de este esqueleto es de gran importancia para la paleontología mexicana porque es muy raro encontrar este tipo de ejemplares con la mayoría de sus huesos unidos. En el lugar de la excavación se han encontrado otras partes del esqueleto, entre éstas los huesos de las extremidades, y piensan que debajo de la cola está el resto del ejemplar.

En México es la primera vez que se encuentra una cola articulada, mientras que en otras partes del mundo se han localizado con poca frecuencia.

Fuente: CONACULTA