Por: Enrique Peña Nieto

Como resultado de un trabajo en equipo y de nuestra valiosa pluralidad, el Senado de la República y la Cámara de Diputados han aprobado el dictamen de la Reforma Energética.

La Reforma Energética junto con las demás reformas transformadoras serán la base para que México logre un crecimiento económico más acelerado, sostenido y sustentable, durante los siguientes años y décadas.

A partir de esta decisión, México se volverá un referente energético a nivel mundial: aprovecharemos mejor nuestros bastos recursos energéticos, que antes eran técnica y económicamente inviables de explotar.

Nuestro desarrollo tendrá un gran impulso. Se generarán cientos de miles de empleos de alto nivel para ingenieros, técnicos mexicanos y especialistas competitivos a nivel mundial.

Con la Reforma Energética generaremos más energía para que las amas de casa, los emprendedores y los mexicanos que tienen un pequeño o mediano negocio paguen menos por la luz y el gas.

Se promoverán y multiplicarán el uso de energías limpias y renovables, y lo más importante: el petróleo, las reservas petroleras y la renta petrolera seguirán siendo patrimonio exclusivo de la Nación.

PEMEX y CFE seguirán siendo palancas del desarrollo nacional; se mantendrán como empresas públicas 100% propiedad de los mexicanos.

La Reforma Energética fortalece la soberanía nacional, incrementará la seguridad energética del país y nos permitirá tener energía suficiente para que más empresas se instalen en México y creen nuevos empleos.

A partir de ahora, México podrá convertirse en una potencia energética para beneficio de todos los mexicanos.

Corresponde ahora a los Congresos Estatales discutir el dictamen aprobado por el Senado de la República. Sigamos trabajando juntos y contribuyendo cada uno, desde el ámbito de nuestra responsabilidad, al éxito de nuestro país. Felicidades a las y los Senadores y Diputados, por la energía y la determinación para mover y transformar a México.