Tener más energía, genera mayores inversiones y mejores empleos.

Por ello, esta mañana presenté desde la Residencia Oficial de Los Pinos, la Estrategia Integral de Suministro de Gas Natural; un importante paso para atender las necesidades inmediatas de este energético.

Sin embargo, la solución estructural al abasto de gas natural pasa, necesariamente, por la discusión y aprobación de la iniciativa de Reforma Energética.

La Iniciativa de Reforma Constitucional que presenté al Senado de la República el día de ayer, permitiría incrementar la producción actual de gas, de 5 mil 700 millones de pies cúbicos diarios, a 8 mil millones en 2018 y a 10 mil 400 millones hacia 2025.

Al contar con gas suficiente, también podremos reducir el costo de generar electricidad y, con ello, hacer que los recibos de la luz sean más baratos para las familias mexicanas.

Con la Reforma Energética se crearán cientos de miles de empleos, en todo el territorio nacional. Con más gas también se respalda al campo y se producirán más alimentos, ya que este insumo es la base para contar con más fertilizantes.

Por todos sus beneficios, por el impacto positivo que tendrá la Reforma Energética, es sin duda, una gran oportunidad para mover y transformar a México.