La educación de calidad es una prioridad tan importante e impostergable, como el crecimiento económico, el combate a la pobreza o la seguridad de los mexicanos.

Con la Reforma Educativa inició una transformación de fondo que traerá consigo grandes beneficios para todos;  no sólo busca apoyar a nuestros niños, sino también a los maestros, revalorando su importante función social:

  • Tienen asegurados sus derechos laborales. Ningún maestro, que actualmente esté en servicio, podrá ser despedido y sus niveles acreditados de carrera magisterial están protegidos.
  • Recibirán capacitación adecuada. Decidirán qué cursos tomar, de acuerdo a las áreas que correspondan a sus necesidades de formación y a sus deseos de superación profesional.
  • Además, podrán recibir reconocimientos a su desempeño, con movimientos laterales o con la entrega de estímulos económicos.

El Gobierno de la República y los trabajadores de la educación forman un mismo equipo, decididos a trabajar en conjunto por la educación de nuestros niños y jóvenes.