Por Enrique Peña Nieto

Además de ser el más grande de América Latina, el Centro Histórico de la Ciudad de México fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1987 y alberga prácticamente 7 siglos de nuestra historia.

Para estar a la altura de lo que es: el corazón de una metrópoli dinámica y moderna con servicios públicos de calidad,  la Comisión Federal de Electricidad realizó la modernización integral de la red de distribución eléctrica del Centro Histórico de la Ciudad de México, que inauguré este martes.

Esta modernización requirió la construcción de 257 kilómetros de líneas eléctricas subterránea y la instalación de 138 transformadores, además de que se realizó la sustitución de alrededor de 24 mil 500 medidores de consumo. En total, se invirtieron mil millones de pesos para contar con un suministro de energía seguro y constante.

Ahora vamos a modernizar la red eléctrica subterránea de todo el Corredor Reforma. Esta histórica vía, emblema del pasado y futuro de nuestra capital, contará con una infraestructura eléctrica de vanguardia, garantizando el suministro energético de este creciente corredor financiero, turístico y habitacional.

Como lo comprometí con el Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, de esta manera estamos trabajando en equipo, generando una sinergia positiva y constructiva, en favor de los habitantes del Distrito Federal.