Por Enrique Peña Nieto

Hoy, en Mazatlán, Sinaloa, hice un recorrido por el moderno Buque de Investigación Pesquera y Oceanográfica (BIPO-INAPESCA).

Es el barco insignia para la investigación de nuestros recursos pesqueros en aguas profundas. Cuenta con laboratorios y tecnología de punta, que nos permitirán identificar el potencial comercial de diversas especies.

Con este buque se marca una nueva etapa pesquera, con la detección y ubicación de nuevas fuentes de alimentos en el mar patrimonial; mayor disponibilidad de productos marinos, y el impulso de proyectos de inversión para explotación de nuevas especies.

Está dotado de un vehículo operado a control remoto que se empleará para la colocación, apoyo y recuperación de muestras e instrumentos; extracción de objetos; seguimiento de ejemplares; estudio del lecho marino; levantamiento de imagen para análisis del entorno submarino y realización de video-documentales científicos.

Ello se traducirá en nuevas empresas, más embarcaciones pesqueras y, sobre todo, mayor número de empleos para la gente de Sinaloa. Este maravillo estado tiene en el Presidente de México a un amigo y a un aliado, para generar nuevas oportunidades de bienestar y progreso en beneficio de todos.