Fuente: SALUD

Durante la temporada de calor generalmente aumentan las enfermedades gastrointestinales debido al incremento en la temperatura, estos padecimientos son causados principalmente por bacterias, virus o parásitos como la salmonella, E. coli y las amibas.

Algunos de los síntomas de las enfermedades gastrointestinales son: fiebre, dolor estomacal o abdominal, náuseas, diarrea, estreñimiento y fatiga, los cuales deben ser atendidos inmediatamente para evitar complicaciones como la deshidratación.

Para evitar estos padecimientos es necesario tomar algunas medidas precautorias como:

  • Tener higiene en la preparación de los alimentos
  • Evitar comer en lugares ambulantes o con condiciones insalubres
  • Lavarse muy bien las manos, antes de comer y después de ir al baño
  • Tomar agua hervida, clorada o bien, embotellada
  • Lavar y desinfectar frutas y verduras
  • Freír o cocer muy bien los alimentos, sobre todo, carnes, pescados y mariscos
  • Refrigerar los alimentos para evitar su descomposición
  • No consumir alimentos caducados
  • Lavar bien los utensilios con los que se preparan los alimentos
  • Tomar al menos dos litros de agua diariamente
  • Tapar adecuadamente los botes de basura.