Por Enrique Peña Nieto

Ha sido un honor asistir, en Quintana Roo, a la Quinta Asamblea del Fondo para el Medio Ambiente Mundial; una de las principales instituciones internacionales de financiamiento para proyectos de protección ambiental.

Ahí tuve la oportunidad de señalar que México está viviendo un amplio y profundo proceso de transformación institucional, con reformas estructurales en distintas materias, como la educativa, financiera, de competencia económica, telecomunicaciones, hacendaria y energética.

El objetivo de todas ellas es hacer de México un país más próspero, con mayores tasas de crecimiento económico. Estamos trabajando con decisión para lograr una expansión económica elevada, sostenida; y algo muy importante: sustentable; en otras palabras, un crecimiento verde.

Además, como muestra nuestro compromiso con el medio ambiente, anuncié la decisión de México de aportar 20 millones de dólares al Fondo para el Medio Ambiente Mundial para este periodo 2014-2018, que es el doble de nuestra contribución anterior.

Con el apoyo del Fondo, queremos incrementar la cooperación en favor de la mayor responsabilidad global: el cuidado y preservación de nuestro planeta. Si el cambio climático es consecuencia del actuar del hombre, su solución se encuentra en toda la solidaridad humana.