Dentro de las medidas impulsadas por el Presidente Enrique Peña Nieto para alcanzar un México en Paz, con Justicia y Desarrollo, se propuso el establecimiento de una Clave Única de Identidad.

Ya que en pleno Siglo XXI, México carece de un registro confiable de su población. Esto representa un obstáculo para dar certeza a los actos jurídicos, a la eficacia en la prestación de distintos servicios públicos y privados, así como a las labores de seguridad pública.

Para hacer realidad la Clave Única de Identidad, el país ya cuenta con los registros del Instituto Nacional Electoral (INE), del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y del Seguro Popular.

Se trata de que todo mexicano cuente con un número de identificación personal que le permita acceder más fácilmente a trámites y servicios gubernamentales, así como al sistema bancario y financiero.