Por Enrique Peña Nieto

Este día, en uso de mis facultades constitucionales, promulgué el decreto por el cual se expide el Código Nacional de Procedimientos Penales.

Se trata de uno de los cambios jurídicos más relevantes, en las últimas décadas. De 33 Códigos que hay en el país, cada uno con distintas reglas para el desahogo de un juicio penal, ahora habrá un código único, que será válido en todo el territorio nacional.

De esta forma, todos los procesos penales se llevarán a cabo bajo las mismas reglas, fortaleciendo así la solidez de nuestro Estado de Derecho.

Estamos frente a un ordenamiento jurídico que tiene, como factores centrales: la protección de la víctima; el respeto a sus derechos; la presunción de inocencia; la reparación del daño y el respeto al debido proceso.

Con la promulgación del Código Nacional de Procedimientos Penales, inicia una nueva etapa en la vida jurídica del país.

Es también una gran oportunidad, para que las instituciones de procuración e impartición de justicia, se modernicen y recuperen la confianza ciudadana a partir de resultados.