Por Enrique Peña Nieto

Hoy regresé a la Ciudad de las Palmas, capital de este querido estado de Colima.

Colima es un estado donde prácticamente todas sus actividades forestales se realizan en zonas marginadas, con prácticas de subsistencia de baja productividad y alto costo ambiental. Sin embargo, es un estado con gran potencial para el desarrollo de actividades forestales sustentables.

Por eso vine a esta tierra a presentar el nuevo Programa Nacional Forestal PRONAFOR, el cual está diseñado para mejorar las condiciones sociales y económicas de quienes viven de los bosques y los protegen.

El programa será operado por la Comisión Nacional Forestal CONAFOR, que este año contará con 6 mil 937 millones de pesos, y la meta en 2018 es, prácticamente, duplicar la producción forestal maderable alcanzada en 2011: pasar de 5.5 millones de metros cúbicos a 10.7.

Nuestros bosques y selvas generan grandes beneficios: evitan la erosión y pérdida de suelos, generan agua, purifican el aire, captan carbono, producen madera. Si los explotamos racional y sustentablemente el bosque puede ser una gran fuente de riqueza para quienes viven en ellos.