Los mexicanos demandan que el país crezca desde ahora. Por ello, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, propuso al Congreso de la Unión un Programa de Aceleración del Crecimiento Económico, junto con la Reforma Hacendaria.

Este programa responde al insuficiente desempeño de la economía nacional, durante el primer semestre del año. Busca dinamizar el mercado interno y apoyar el empleo.

El Programa propone un déficit de 0.4% del PIB en 2013, para evitar recortes en el gasto público ante la reducción de los ingresos fiscales.

De igual manera, con base en el fortalecimiento de las finanzas públicas, a raíz de esta Reforma Hacendaria, se propone un déficit de 1.5% en 2014, a fin de estimular decididamente la economía.

Estos déficits transitorios reconocen la desaceleración de la economía nacional, ante factores externos e internos, y son una propuesta consistente con el manejo responsable de las finanzas públicas.

Además, el Programa prevé acelerar la ejecución del gasto, reasignando recursos hacia aquellos proyectos de rápida instrumentación.

Adicionalmente, incluye medidas de apoyo a la vivienda, a la construcción; mayores recursos para la Banca de Desarrollo, así como para incrementar el consumo y la inversión del sector privado.

Con la Reforma Hacendaria, México crecerá más, será más justo, y abrirá mayores oportunidades, para que cada persona pueda escribir su propia historia de éxito.