El 10 de septiembre de 2013, gracias al apoyo del Congreso de la Unión, se promulgaron las leyes secundarias de la Reforma Educativa, e inició una nueva etapa en la calidad de la enseñanza que reciben las niñas y niños de México.

Tres principales beneficios de las leyes secundarias de la Reforma Educativa:

  • Permitirá que los alumnos cuenten con maestros cada vez mejor preparados.
    Por ejemplo, para asignar 14 mil 830 plazas de maestros disponibles para el ciclo 2014 – 2015, por primera vez, se realizaron Concursos Nacionales de Oposición para el Ingreso a la Educación Básica y Media Superior.
  • Permite detectar áreas de oportunidad, en las que hay que mejorar.
    Por primera vez se llevó a cabo el Censo de Escuelas, Maestros y Alumnos de Educación Básica y Especial, punto de partida para crear el Sistema de Información y Gestión Educativa.
  • Se crean y amplían programas de apoyo a las escuelas.
    Se aumentó en 126% el número de Escuelas de Tiempo Completo, de 6 mil 708 a 15 mil 349; y a través del Programa de Escuelas Dignas, también se está mejorando las instalaciones de los planteles de comunidades indígenas y marginadas.

En resumen, la Reforma Educativa establece los cimientos, para que todos los niños y jóvenes del país tengan acceso a una enseñanza de calidad, que los prepare para el futuro.