Desde el inicio de su mandato, el Gobierno del Presidente de la República, Enrique Peña Nieto se ha enfocado a combatir el fenómeno delictivo con una visión integral, que sitúa a la persona y el respeto a sus derechos, en el centro de los esfuerzos públicos.

Entre los primeros resultados de esta Política de Seguridad y Procuración de Justicia se encuentran:

  • 62 de los 122 presuntos delincuentes más buscados, ya no son una amenaza para la sociedad. En la mayoría de los casos, ello se ha logrado sin disparar un solo tiro, gracias a las estrategias descritas.
  • De diciembre de 2012 a julio de 2013, se redujeron 20% los homicidios vinculados con delitos federales, respecto al mismo periodo del año anterior. Este avance es aún más notorio en las regiones y ciudades más violentas, en las que se ha concentrado la acción del Estado Mexicano.