Por Enrique Peña Nieto

Hoy regresé al estado de Guerrero para cumplir el compromiso que asumí el 21 de septiembre de 2013: inaugurar formalmente la reconstrucción de la comunidad de La Pintada.

Para recordar con respeto a las víctimas del desgajamiento del cerro ocurrido en septiembre pasado, entregamos 125 viviendas que cubren a todas las familias afectadas por el deslave. Son casas dignas, con 3 cuartos, baño, patio, agua, luz y vialidades.

Además, se construirán otras 86 para las familias que necesitan cambiar su casa. Cabe destacar que estas casas se levantaron con el trabajo y oficio de los propios vecinos, quienes recibieron capacitación técnica para lograrlo.

En la reubicación de la comunidad y la construcción de viviendas y servicios, el Gobierno de la República invirtió más de 360 millones de pesos. Incluso se creó una nueva cancha de fútbol para los jóvenes y un área de juegos infantiles para los niños.

Además, para la seguridad de La Pintada, se instaló una antena satelital que asegurará la comunicación; se realizaron obras de contención y se plantarán más de 300 mil árboles del vivero local, a fin de evitar nuevos deslaves.

Por todas estas obras, pero ─sobre todo─ por el espíritu de superación de su gente, hoy La Pintada es una Nueva Pintada.