Desde el 1 de diciembre del 2012 el Gobierno de la República ha optado por la ruta de la transformación, un camino exigente, arduo, que demanda grandes esfuerzos, pero, también, el único que nos llevará al México que queremos construir.

El Gobierno de la República está trabajando en torno a cinco grandes metas nacionales:

  • Un México en paz, donde las familias mexicanas sean el centro de las políticas y programas de seguridad.
  • Un México Incluyente, donde la pobreza extrema y el hambre se superen y dejen de ser obstáculos para el pleno desarrollo de nuestra nación.
  • Conseguir un México con Educación de Calidad para Todos, donde los niños y jóvenes reciban las herramientas que necesitan para escribir su propia historia de éxito.
  • Alcanzar un México Próspero, donde todos los mexicanos aporten y se beneficien de un crecimiento económico acelerado, sostenido y sustentable.
  • Hacer de México un Actor con Responsabilidad Global, que sea una voz positiva y propositiva en el mundo, en beneficio de las mejores causas de la humanidad.

Este primer año de gobierno se han tomado decisiones trascendentes, se ha propuesto a la Nación una amplia agenda de reformas transformadoras:

  • La Reforma Constitucional en Materia Educativa, para que nuestros niños y jóvenes tengan mejores profesores; estén más tiempo en la escuela; cuenten con mejores materiales educativos e instalaciones adecuadas; dispongan de computadoras e Internet; y tengan acceso a alimentos sanos y nutritivos.
  • La Reforma Constitucional en materia de Telecomunicaciones, Radiodifusión y Competencia Económica que permitirá una cobertura más amplia, buenos precios y mejor calidad en productos y servicios. Con ella, se dota al Estado mexicano de mayores capacidades, para asegurar la competencia económica en todos los sectores y, de manera señalada, en las telecomunicaciones y la radiodifusión.
  • La Reforma Financiera que permitirá que haya más crédito en el país y que éste sea más barato. Además de que redefine el mandato de la Banca de Desarrollo, promueve la competencia y mantiene la solidez del sector financiero.
  • Con la Reforma Energética, México tiene la oportunidad de aprovechar sus vastos recursos energéticos, que antes eran técnica y económicamente inviables de explotar. Con la Reforma Energética, todos los mexicanos pagarán menos por la luz y el gas que consumen, favoreciendo a los hogares y a las pequeñas y medianas empresas del país.
  • La Reforma Hacendaria asegura finanzas públicas sanas y promueve el crecimiento económico, a partir de un sistema hacendario más justo, sencillo y transparente. Con ella, se fortalece la capacidad financiera del Estado Mexicano, para establecer la Seguridad Social Universal e invertir en infraestructura y educación.

"Tenemos claridad de rumbo. Tenemos la energía y determinación para mover y transformar a nuestro país... tenemos la oportunidad de escribir una historia de valor, esfuerzo y éxito. Es hora de creer. Juntos, hagamos historia". Presidente de la República, Enrique Peña Nieto. Primer Informe de Gobierno.