Como parte de las acciones para blindar la economía ante el panorama internacional, el Presupuesto de Egresos para el próximo año tendrá “base cero”.

La base cero significa que para cada programa contenido en el proyecto de presupuesto se evalúa y se justifica su monto y necesidad; basándose solo en las expectativas para el año siguiente, sin referencias a los años previos.

Por lo tanto, la base cero implica una evaluación de los resultados, a partir del presupuesto que cada año se le asignaba a cada una de las dependencias y entidades de la Administración Pública. De esta manera, el gasto público innecesario se identifica y se recorta para usar esos recursos en áreas más útiles.

En otras palabras, significa gastar mejor y hacer una selección de los programas que arrojan los mejores resultados; por ejemplo, los sociales.

El presupuesto base cero dará información detallada sobre el dinero que se requiere para obtener los resultados deseados, además de que se enfoca en el capital necesario para los programas, en lugar del porcentaje de aumento o reducción del año anterior.