Por: Enrique Peña Nieto

El Gobierno de la República tiene un compromiso indeclinable con el respeto y protección de los Derechos Humanos.

Como Presidente de la República, este jueves, en la Residencia Oficial de Los Pinos, tuve el honor de  entregar Premio Nacional de Derechos Humanos,  en su edición 2013, a una mexicana con un gran compromiso social, Norma Romero Vásquez, por su invaluable labor humanitaria, en favor de los migrantes en Veracruz.

Ella ha dedicado energía, tiempo y recursos para repartir gratuitamente alimentos a los migrantes que cruzan por el municipio de Amatlán de los Reyes, en su travesía hacia el norte del país.

También entregamos Mención Honorífica a Juan Manuel Estrada Juárez, por la labor altruista de su fundación, dedicada a la localización de niños robados y desaparecidos.

Así como a los galardonados, los Derechos Humanos deben ser una causa que nos comprometa a todos, y en la que todos podemos contribuir:

Desde el hogar, combatiendo la violencia intrafamiliar; desde la escuela, haciendo un frente común contra el acoso escolar; o desde los centros de trabajo, ampliando la cultura a favor de la no discriminación y la inclusión plena.

En todo momento y en cualquier lugar, se pueden promover y defender los Derechos Humanos. Sólo así, construiremos la auténtica Sociedad de Derechos que debe ser México en el siglo XXI.