Por Enrique Peña Nieto 

La experiencia internacional demuestra que invertir en ciencia y tecnología, en innovación y desarrollo es un camino seguro para el crecimiento sostenido de largo plazo.

Por ello, ha sido un enorme gusto participar en el foro “Repensar Iberoamérica”, una muestra clara de la inagotable creatividad y talento presentes en nuestra región, y en cuyo marco se ha entregado el Premio México de Ciencia y Tecnología.

En esta ocasión tres grandes científicos de nuestro tiempo, los doctores Juan Carlos Castilla, Víctor Alberto Ramos y Carlos Martínez Alonso, han sido merecedores de este reconocimiento, máximo galardón que desde 1990, el Gobierno Mexicano otorga a los investigadores de Iberoamérica. Mi más amplia felicitación a cada uno de ellos: su trabajo e investigaciones de años, son un orgullo para sus países y para toda Iberoamérica.

Así, en el marco de la Vigésima Cuarta Cumbre Iberoamericana, el intercambio de experiencias en torno a la educación, la cultura y la innovación, nos permitirá contar con nuevos elementos para hacer frente a los grandes retos de nuestras sociedades. Es un honor para México ser anfitrión de este valioso despliegue cultural, que refleja nuestra identidad única y diversa.