El Presidente Enrique Peña Nieto anunció el proyecto de construcción del nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México,  la obra de infraestructura más importante en la historia moderna del país y uno de los proyectos aeroportuarios más importantes del mundo, pero ¿por qué es necesario construir un nuevo aeropuerto?

Actualmente la saturación operativa del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), restringe significativamente su capacidad para crecer y ser más competitivo. Esto no sólo impacta el flujo de pasajeros, también repercute en el traslado de mercancías, con lo que se resta competitividad internacional a nuestro país.

Aunque la ciudad de México tiene una localización estratégica para conectar flujos de pasajeros entre Norteamérica, Europa y Asia, el AICM no tiene la capacidad para competir con la mejor infraestructura de otros aeropuertos en el continente. Así mientras sólo 21% de los pasajeros del AICM están en conexión hacia diferentes destinos, en Sao Paolo esa proporción es de 35%; en Panamá del 54% o en Atlanta del 68%.

La limitada infraestructura del AICM tiene impacto en el nivel de servicio que se ofrece a sus visitantes. El Instituto Mexicano del Transporte estima que en el año 2015, el AICM podría tener filas hasta de 18 aviones en espera de despegues, lo cual implicaría retrasos de 20 minutos en promedio.

El AICM ha alcanzado su límite técnico de operaciones y sólo puede atender 32 millones de pasajeros al año. Diversas optimizaciones planeadas en el corto plazo, permitirán ampliar esta capacidad para atender un máximo de 42 millones de pasajeros en el año 2022. A partir de entonces, se requerirá un nuevo aeropuerto.