Leemos por convicción, por gusto, por obligación, porque si o ¿por qué no? Leemos por distracción, por terapia, por necesidad, por uno mismo o por los demás.

Leer,  por el placer de leer.



DiaLibrojpg