Por: Enrique Peña Nieto

Un buen trabajo es más que un salario, es motivo de orgullo y realización personal y es el medio que permite dar sustento a las familias y forjar un patrimonio.

Hoy los mexicanos exigen y merecen tener un trabajo digno, un trabajo decente y socialmente útil, como es su derecho constitucional.

Por ello, el Gobierno de la República tiene, como una de sus cinco grandes metas nacionales, alcanzar un México Próspero: un país con crecimiento económico elevado, sostenido y sustentable, capaz de generar los empleos de calidad que requieren los mexicanos.

Así lo confirmé este día en el Foro Internacional “Políticas Públicas de Empleo y Protección Social”, donde señalé que las reformas transformadoras que hemos alentado en este primer año de gobierno, sin duda detonarán el potencial económico del país en los siguientes años.

Estamos decididos a revalorar lo más grande que tenemos como país: nuestro capital humano. Estoy seguro de que foros como éste, son esenciales para compartir experiencias y enriquecer las políticas públicas en favor de los trabajadores de México y el mundo.