El propósito esencial de la política social del Gobierno de la República es mejorar la calidad de vida y fomentar la inclusión productiva de las familias que menos tienen, con apego a las mejores prácticas internacionales en el ejercicio del gasto social, como son:

  • Coordinación y corresponsabilidad entre los tres órdenes de gobierno, y así evitar dispersión de esfuerzos y obtener mejores resultados.
  • Participación social y comunitaria permanente, a fin de que los beneficiarios sean sujetos activos de su propio bienestar y progreso.
  • Acciones de gobierno focalizadas, para asegurar que los apoyos lleguen a los mexicanos que en verdad los necesitan.
  • Componente claro de perspectiva de género, para respaldar con firmeza la igualdad entre mujeres y hombres.
  • Los programas se ajustarán estrictamente a sus reglas de operación, para impedir desvíos o manejos sesgados o partidarios.
  • Compromiso con la transparencia, la rendición de cuentas y la evaluación permanente de las políticas públicas.

Por un México Incluyente, en el que todos los mexicanos tengan acceso a un piso básico de bienestar, es hora de sumar esfuerzos, voluntades y recursos hacia el objetivo común de superar la pobreza extrema y el hambre.