Nuestro país tiene todo lo necesario para convertirse en una potencia turística a nivel global. Con la nueva Política Nacional Turística podemos y vamos a ser, un destino de clase mundial.

Son cuatro las directrices de esta Política:

  • Primera: Ordenamiento y Transformación Sectorial. La Política Nacional Turística se sumará a los distintos órdenes de gobierno, así como las acciones y presupuestos de las dependencias federales con incidencias en el sector. Se creará el Gabinete Turístico, presidido por el Titular del Ejecutivo.
  • Segunda: Innovación y Competitividad. Nuestro país debe diversificar su oferta en el futuro y consolidar los destinos que ya existen.
  • Tercera: Fomento y Promoción. El Estado debe asumir su responsabilidad en la planeación. El fomento y la promoción de nuestros destinos turísticos debe ser un agente proactivo, un conductor y facilitador de los esfuerzos privados.
  • Cuarta: Sustentabilidad y Beneficio Social. Crear los instrumentos para que el turismo en México sea una industria limpia; una industria que cuide y preserve nuestro gran patrimonio natural, histórico y cultural. Se impulsarán programas para hacer más accesible el turismo a los mexicanos. Viajar y conocer nuestro país, no debe ser un privilegio, sino una oportunidad al alcance de todos.

Estas cuatro directrices integran una política de turismo eficiente, responsable y con visión de futuro. Es tiempo de sumar esfuerzos en favor de la industria turística mexicana. Es tiempo de que México sea, una potencia turística mundial.