El compromiso del Gobierno de la República es hacer efectivo el derecho constitucional al trabajo digno y socialmente útil; para lograrlo, se promueve una Política Laboral sustentada en cuatro ejes de acción:

Primero. Impulso a la creación de empleos formales de calidad
Se están orientando los esfuerzos del Estado a crear empleos formales, y facilitar la transición hacia la formalidad laboral.

Segundo. Democratizar la productividad
Se tiene que aumentar la capacidad productiva de todas las regiones del país, de todos los sectores económicos y de todos los grupos de la población. Democratizar la productividad es la ruta obligada para convertirnos en una sociedad más justa, equitativa e incluyente.

Tercero. Salvaguardar los derechos de los trabajadores
Es responsabilidad del Estado Mexicano preservar los derechos laborales que los trabajadores han conquistado a lo largo de la historia.

Cuarto. Conservar la paz laboral
El Gobierno de la República tendrá siempre disposición para el diálogo, la conciliación y el entendimiento. La productividad y la competitividad se lograrán en plena sintonía con los derechos fundamentales de los trabajadores. Así se mantendrán abiertos los caminos de la paz y la armonía laborales.