Por: Enrique Peña Nieto

En todo lugar y en cualquier momento, las familias mexicanas requieren ser protegidas en su integridad, en su vida, en sus derechos y patrimonio.

Ésta es la trascendencia de la misión que tiene encomendada la Policía Federal, una institución dedicada a “proteger y servir a la comunidad”. Son decenas de miles de mujeres y hombres quienes, con absoluta entrega y determinación, ponen sus capacidades para cuidar de los mexicanos.

Por ello, hoy hice entrega de reconocimientos y distinciones a integrantes de la Policía Federal por su Servicio de Carrera. Me ha sido muy grato entregar condecoraciones, ascensos, recompensas y distintivos, a los elementos en activo, que por sus méritos han sido acreedores a este reconocimiento.

De manera especial, ha sido un honor entregar las Condecoraciones Caballero Águila a los familiares de policías federales caídos en acto heroico, en cumplimiento del deber.

Su destacado desempeño honra la misión que protestaron cumplir desde el primer día de servicio y, al mismo tiempo, engrandece y dignifica a la Policía Federal.

La seguridad y la paz de los mexicanos es y seguirá siendo una prioridad para el Gobierno de la República.