Por Enrique Peña Nieto

A lo largo de nuestra historia nacional, los mexicanos jamás nos hemos rendido ante la adversidad. Hemos demostrado, una y otra vez, que somos una sociedad con dignidad, con valor, unidad y solidaridad.

Hoy, que nos encontramos reunidos con nuestras familias y nuestros amigos; rodeados de armonía y felicidad, reafirmemos el propósito común de enaltecer, todos los días y en cada momento, el verdadero carácter y determinación de los mexicanos.

Éste es el momento de construir, no para destruir; el momento de unir, no para dividir. El momento de fortalecer nuestras instituciones, no para debilitarlas; el momento de pensar en soluciones y de trabajar por México.

Por la entereza, grandeza y fortaleza de nuestra Nación, el camino de México debe ser el de la paz, la unidad y el desarrollo. ¡Felices fiestas!