Por Enrique Peña Nieto

México cuenta con el compromiso indeclinable de sus Fuerzas Armadas, para salvaguardar su soberanía, la seguridad interior y el Estado de Derecho.

Reitero mi reconocimiento a las instituciones del Estado mexicano encargadas de la seguridad: la Secretaría de Gobernación, la Secretaría de la Defensa Nacional, la Secretaría de Marina, la Procuraduría General de la República, la Policía Federal y el Centro de Investigación y Seguridad Nacional, por la aprehensión de uno de los delincuentes más buscados a nivel mundial.

Su detención es un claro ejemplo, de la coordinación entre instituciones y del uso de inteligencia, es decir, la aplicación de tecnologías y análisis de información, que caracterizan a la Estrategia de Seguridad y Justicia del Estado mexicano.

Este arresto reafirma el compromiso que tiene el Gobierno de la República, de emplear todas sus capacidades en el combate a la delincuencia organizada, que lastima a los mexicanos.

La aprehensión de uno de los capos del narcotráfico más buscados a nivel internacional, acredita la eficacia del Estado Mexicano, pero de ninguna manera debe ser motivo para caer en triunfalismos o bajar el ritmo.

Al contrario, este logro institucional nos alienta a seguir adelante, trabajando con pasión y entrega, para demostrar que sí es posible lograr un México en Paz.