El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, promulgó la Ley Federal de Zonas Económicas Especiales (ZEE), en el estado de Michoacán.

Con la promulgación de esta Ley, concluye la etapa legislativa e inicia la fase de implementación.

"Hoy, justamente, ponemos en marcha una iniciativa de gran alcance, que busca revertir siglos de rezago. Las Zonas Económicas Especiales significan sembrar hoy, para cosechar mañana".

El Mandatario dio indicaciones precisas a las dependencias del Gobierno de la República, sobre las acciones que deben realizarse en los siguientes meses:

Primera. La Secretaría de Hacienda y Crédito Público y la Consejería Jurídica del Ejecutivo Federal, a más tardar en un mes, deberán publicar el Decreto que crea un Órgano Desconcentrado de la Secretaría de Hacienda, dedicado al establecimiento de las Zonas Económicas Especiales.

Segunda. Estas mismas dependencias, también en junio, deben completar la regulación secundaria de la Ley Federal de Zonas Económicas Especiales.

Tercera. El nuevo Órgano Desconcentrado de la Secretaría de Hacienda deberá trabajar para que se emitan los Decretos de Creación de las primeras Zonas Económicas Especiales, a más tardar a finales de año.

Estas Zonas son: la del Puerto Lázaro Cárdenas, que incluye municipios vecinos de Michoacán y Guerrero; la del Corredor del Istmo de Tehuantepec, que incluirá los polos de Coatzacoalcos, Veracruz, y Salina Cruz, Oaxaca; y la de Puerto Chiapas, en Chiapas.

Adicionalmente, durante 2017, deberá publicarse el Decreto correspondiente para la Zona Económica Especial del corredor petrolero Tabasco—Campeche.

Cuarta. La Secretaría de Hacienda y Crédito Público recibió la instrucción para que el esquema de incentivos fiscales y facilidades de cada zona, sea de alto impacto y sustancialmente atractivo respecto a otras zonas del mundo, con el objetivo de detonar las inversiones y la generación de empleos.

Quinta. El Órgano Desconcentrado de la Secretaría de Hacienda deberá concretar, durante el primer cuatrimestre de 2017, los Convenios de Coordinación con los gobiernos estatales y municipales correspondientes.

Sexta. Todas las dependencias responsables de la construcción y mantenimiento de infraestructura, deberán acelerar el inventario de obras prioritarias que requieren las zonas, así como sus respectivos mecanismos de financiamiento, ya sea que se aproveche el Fondo Nacional de Infraestructura, esquemas de asociación público—privados o inversión exclusivamente privada.

Séptima. El Órgano Desconcentrado de la Secretaría de Hacienda deberá diseñar los Programas de Desarrollo de las Áreas de Influencia, para que queden aprobados y publicados, a más tardar en el primer semestre del próximo año.

Octava. Este mismo organismo deberá también, antes de que concluya el primer semestre de 2017, llevar a cabo los procesos de selección de Administradores Integrales de cada Zona, bajo estrictos criterios de transparencia y rendición de cuentas.

"Las indicaciones y los plazos son claros. El propósito es muy concreto: que, a más tardar en 2018, se logre el establecimiento de al menos una empresa 'ancla' en cada una de las Zonas Económicas Especiales.

Los mexicanos somos un mismo pueblo. No puede haber dos Méxicos. Las oportunidades de desarrollo, prosperidad y bienestar deben estar al alcance de todas y todos los mexicanos, sin importar la región donde vivan. De esta manera, avanzaremos juntos, como una sola Nación, como un solo México".