Por Enrique Peña Nieto

México ha emprendido transformaciones de fondo para impulsar el crecimiento de su economía y el bienestar de sus habitantes.

Por esta razón, hoy en Reynosa, una de las ciudades más importantes de nuestra Frontera Norte, puse en marcha un instrumento de política pública: las Nuevas Medidas de Control sobre el Uso de Dólares en Efectivo, que instruí a la Secretaría de Hacienda para acelerar el crecimiento de miles de negocios.

Su propósito es atender una justa demanda del sector empresarial, que pedía eliminar el impacto adverso de las restricciones establecidas en 2010. Ahora, las empresas ya NO tendrán restricciones en su banco para depositar dólares en efectivo o realizar operaciones de cambio de divisas.

Con acciones como éstas, el Gobierno de la República literalmente está eliminando barreras físicas y jurídicas a la actividad productiva y al crecimiento económico de México.