Fuente: SALUD

Noviembre es el Mes de la Salud Reproductiva; la planificación familiar mejora la salud de la madre, sus hijos y la familia en general, al espaciar los partos, programar los nacimientos y prevenir embarazos no deseados.

En 2013, de acuerdo con el Consejo Nacional de Población (CONAPO), la tasa específica de fecundidad en adolescentes de 15 a 19 años fue de 66 nacidos vivos por cada mil mujeres, la meta para 2018 es reducir esa tasa, a 56.9 nacimientos.

Para mejorar la calidad de los servicios de planificación familiar y anticoncepción, la Secretaría de Salud promovió en 2014 la compra centralizada de métodos anticonceptivos con recursos del Seguro Popular, por un monto de mil 012 millones de pesos. De esta forma se garantizará el acceso efectivo a servicios de planificación familiar y anticoncepción, particularmente entre la población adolescente, y permitirá hacer efectivo el ejercicio del derecho a decidir acerca del número y espaciamiento de los hijos.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica, en México la prevalencia de uso de métodos anticonceptivos entre mujeres de 15 a 49 años ascendió a 72.3% en 2009 y se estima que alcanzó el valor de 73.9% en 2013, por lo que la meta para el 2018 es llegar a una prevalencia de 76.7%