La Reforma Hacendaria es justa porque no afectará a los mexicanos que menos tienen.

La economía está creciendo a un ritmo menor al esperado y, en consecuencia, un impuesto a insumos básicos, en este momento, tendría un efecto adverso en el consumo y bienestar de la gente.

Por ello, y tomando en cuenta que las familias más pobres dedican más de la mitad de sus ingresos a la compra de alimentos, el Presiente Enrique Peña Nieto decidió que NO haya IVA en alimentos y medicinas en la propuesta de Reforma Hacendaria que envió al Congreso de la Unión.

Ésta es una decisión socialmente justa y económicamente responsable en esta coyuntura.

Asimismo, además de no aplicar el IVA a alimentos y medicinas, el Primer Mandatario también propuso que NO se incremente la tasa de este impuesto y se mantenga en 16%.

Igualmente, continuarán las exenciones en el Impuesto al Valor Agregado a servicios médicos, al transporte urbano, libros y revistas.

Con la Reforma Hacendaria, todos haremos más por el país y México hará más por todos los mexicanos.