Por Enrique Peña Nieto 

Hace cerca de tres meses, desde Palacio Nacional, me comprometí a ejercer un gobierno eficaz con resultados concretos. Hoy, una vez más, desde el mismo sitio, rendí cuentas a la sociedad mexicana de mis primeros cien días de gobierno.

Como Presidente de México asumí el reto, no solo de administrar nuestro país, sino de transformarlo. Estamos aquí para mover a México hacía el gran futuro que le espera. En estos cien días cada decisión tomada, cada acción emprendida responden a este objetivo.

El Gobierno de la República tiene visión y rumbo claro del país que quiere; son cinco grandes metas nacionales a las que aspiramos: lograr un México en Paz, tener un México Incluyente, alcanzar un México con Educación de Calidad para Todos, construir un México Próspero y hacer de México un Actor con Responsabilidad Global.

Sí se puede forjar un país moderno y audaz, sí se puede transformar a México. En los mexicanos existe la energía, la capacidad, la pasión y el talento, para mover a México y dirigirnos hacia el gran futuro que nos espera.

México va a crecer; la intensidad de este inicio no será pasajera, será el ritmo de trabajo que mantendrá este gobierno. Es momento de trabajar en unidad, con ánimo positivo y propositivo, para proyectar a México como la potencia que puede y merece ser.