Por Enrique Peña Nieto

A un día de la tragedia sucedida en el complejo administrativo de Pemex, quiero reiterar mis más sinceras condolencias a los familiares de las personas que lamentablemente perdieron la vida y que sin duda nos embarga de tristeza y dolor a todos los mexicanos.

Externo mi mayor solidaridad con las personas que resultaron lesionadas en este hecho lamentable, mi apoyo se concentra en ellos y sus familias.

Nuestro país se llenó de tristeza, México está de luto y duelo; por eso, en el alcance a las atribuciones que me concede la Ley en la materia,  he decidido decretar tres días de Duelo Nacional.

El apoyo del Gobierno Federal con los deudos de los fallecidos y empleados lesionados continúa; la labor del Procurador General de la República se encamina en realizar una profunda y exhaustiva investigación que nos permita esclarecer las causas de este lamentable hecho.

México es un país solidario, que actúa con  unidad, decisión y firmeza en momentos adversos. A pesar del dolor que nos inunda como Nación es momento para seguir en pie, en crecimiento y avanzando hacia mejores y futuros horizontes.