Chichen Itzá fue un excelente lugar para sellar la relación de amistad y fraternidad entre China y México, porque ambas son naciones herederas de culturas milenarias.

Hoy acompañé al Presidente de China, el Excelentísimo señor Xi Jinping, y a su señora esposa, Peng Liyuan, a un recorrido por este complejo arquitectónico que demuestra el profundo conocimiento astronómico y matemático de los mayas.

Ahí refrendamos nuestros lazos de amistad y establecimos compromisos para acercar más a nuestros pueblos. Hemos fijado las bases para el futuro de nuestra relación bilateral, que será estratégica, complementaria y basada en la confianza mutua.

Deseo que la fraternidad entre la República Popular China y México se vea reflejada en beneficios recíprocos para ambas sociedades, y que nuestra alianza contribuya a alcanzar el sueño de China y el de los mexicanos.

Al Presidente Xi Jinping le deseo éxito en su viaje a los Estados Unidos de América y espero saludarlo en Rusia, en la Cumbre de Líderes del G20. Nuevamente le agradezco por la alta distinción que ha significado su Visita de Estado para los mexicanos.