Por Enrique Peña Nieto

Fuente: The Sacramento Bee

Es un placer visitar California, un estado dinámico y vibrante, hogar de casi 12 millones de personas de origen mexicano, quienes diariamente contribuyen a su prosperidad. Espero reunirme con trabajadores, emprendedores, empresarios, líderes y estudiantes mexicanos y méxico-americanos en Los Ángeles.

Esta visita reafirma el compromiso de mi administración con la comunidad migrante de México. Reconocemos su rol como importantes agentes de cambio y desarrollo en lo social, político, económico y cultural. También reconocemos el liderazgo de California al aprobar la legislación que protege y cuida los derechos de migrantes en el estado y promueve su integración dentro del tejido social.

Por esta razón, deseo promover una mayor cooperación y colaboración con California. No sólo compartimos una frontera de 225km -el cruce fronterizo más transitado del mundo- sino también profundos lazos históricos, culturales, económicos y sociales. De hecho, hemos estado trabajando juntos para alcanzar mejores condiciones sociales y económicas para nuestros pueblos en ambos lados de la frontera.

Actualmente, México está transitando hacia una gran transformación para llegar a ser una economía más moderna y competitiva. Después de 20 meses de acuerdos democráticos entre las principales fuerzas políticas, el proceso más importante de reformas de mi país culminó con cambios radicales en áreas como educación, telecomunicaciones, competencia económica, finanzas, energía, y en los sistemas fiscal, político y judicial. Estas reformas también traen beneficios a los migrantes mexicanos en los Estados Unidos. Por ejemplo, la reforma política fortalece el derecho de nuestros ciudadanos a votar desde el exterior.

Para apuntalar el potencial de las iniciativas transfronterizas de California y México, nuestro país está transformándose en un socio comercial más atractivo, con industrias más abiertas y competitivas, capital humano altamente calificado y una democracia fortalecida. México ofrece nuevas inversiones y oportunidades de colaboración en áreas como educación, energía y comercio. Por primera vez en décadas, compañías privadas internacionales y locales podrán participar en la prometedora industria energética mexicana, lo que resultará en una mayor inversión y mejores oportunidades de empleo. Al mismo tiempo, habrá condiciones favorables para explorar los vastos recursos de energía renovable de México. Estoy seguro que las reformas aprobadas tendrán un profundo impacto positivo en nuestra relación bilateral.

México y California actualmente son importantes socios comerciales: en 2013, el intercambio comercial de México con California alcanzó los 60 mil millones de dólares. Mi país es uno de los destinos principales de las exportaciones de California; alrededor de 700 mil trabajos en el estado dependen de esta relación comercial y aún hay un gran potencial de crecimiento.

En este sentido, California y México colaboran para construir una región más competitiva y próspera, con una frontera más segura. Recientemente, el Gobernador Jerry Brown visitó México para discutir cómo profundizar nuestra cooperación en áreas clave y cómo mejorar las condiciones de vida de la comunidad migrante. Múltiples acuerdos fueron alcanzados en áreas como: educación superior, infraestructura binacional, comercio, turismo, medio ambiente y cambio climático.

Durante este año, el Secretario de Relaciones Exteriores de México, José Antonio Meade, ha visitado California tres veces para promover la colaboración, la prosperidad y una región norteamericana más atractiva. Estos son claros ejemplos de una agenda basada en entendimiento y respeto mutuo.

Esta agenda también está enmarcada dentro de los compromisos que el Presidente Obama y yo asumimos durante su última visita a México. Varios mecanismos de cooperación fueron creados a nivel nacional, por ejemplo: el Diálogo Económico de Alto Nivel, así como el Consejo México-Estados Unidos para el Emprendimiento y la Innovación, que fortalecerán el desarrollo de nuestros lazos comerciales. Además, el Foro Bilateral sobre Educación Superior, Innovación e Investigación, que promoverá la colaboración en educación e investigación.

Los intereses, esperanzas y sueños compartidos de California y México, nos guían, con un sentido de urgencia y gran pragmatismo, hacia un camino de mayor confianza en Norteamérica.