Fuente: SEMARNAT

El Presidente Enrique Peña Nieto, se sumó a una alianza en la que líderes mundiales invitan a países y empresas de todo el mundo a fijar un precio al bióxido de carbono.

Esta iniciativa, conocida como Panel sobre Precio al Carbono, es una manera efectiva de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Un precio al carbono desalienta el consumo de los combustibles más contaminantes y promueve el desarrollo de tecnologías más limpias.

El establecimiento de un precio justo y real fomentará el consumo de energéticos más limpios y una mayor eficiencia energética en toda nuestra economía; además al detonar oportunidades de negocio en tecnologías limpias, se crean nuevos mercados que alientan la participación del sector privado en el combate al cambio climático.

En lo que respecta a la fijación del precio al carbono, México previamente diseñó y ha aplicado un impuesto al carbono de los combustibles fósiles y actualmente está desarrollando un precio al bióxido de carbono.