Fuente: SALUD

La exposición prolongada a altas temperaturas por arriba de los 39 grados puede provocar golpe de calor, insolación y quemaduras en la piel, advirtió la Secretaría de Salud. Los menores de cinco años y los adultos mayores de 60 años de edad son los más vulnerables durante esta época.

El golpe de calor provoca que las funciones vitales se alteren por la pérdida de líquidos corporales y dificultad en el flujo sanguíneo, haciendo que la persona no reciba el aporte de oxígeno y nutrientes necesarios. A nivel cardiaco y cerebral puede tener trastornos de indiferencia y falta de atención, y si la temperatura aumenta a más de 40 grados, incluso puede provocar la muerte.

  • Si las personas tienen que estar expuestas a los rayos del sol, deben consumir líquidos que tengan electrolitos como sodio y potasio.
  • Es necesario usar sombrero o gorra y ropa ligera.
  • Si la persona está en lugares cerrados debe tener buena ventilación, porque las altas temperaturas en un lugar cerrado, donde no hay aire acondicionado ni ventilador hace que la temperatura corporal suba.
  • Se pueden presentar episodios de diarrea, toda vez que favorecen la deshidratación, por lo que se debe insistir en la hidratación oral.
  • Ante la exposición a los rayos solares deben usar bloqueadores de alta protección solar, con un factor mayor de 40 o 50, para evitar el riesgo de quemaduras en la piel.
  • Con las altas temperaturas es más fácil que los alimentos se echen a perder y si se consumen en ese estado, pueden ocasionar diarrea severa, por lo que es recomendableno consumir alimentos crudos, sino bien cocidos o fritos.