Enrique Peña Nieto

Para diario La Nación

Es un honor para mí acudir en visita de Estado a la Argentina, atendiendo la amable invitación del presidente Mauricio Macri. Estoy convencido de que este encuentro no sólo fortalecerá los lazos de hermandad entre nuestros países, sino que nos permitirá identificar nuevas sinergias comerciales, dar un renovado impulso a nuestros intercambios culturales y seguir generando espacios para el diálogo franco y abierto.

Desde hace unos meses, y a partir de una visión de futuro, el gobierno del presidente Macri ha emprendido importantes reformas que fortalecen a la Argentina como una nación moderna, abierta y que favorece el desarrollo. En México compartimos este espíritu de renovación. Luego de varios años de diagnósticos, por fin logramos concretar, entre 2013 y 2015, una amplia agenda transformadora. Destacan seis reformas de carácter económico, que están generando un entorno propicio para los negocios y sientan las bases para aumentar la productividad y la competitividad.

Si bien estos cambios estructurales son necesarios, no siempre son sencillos ni están exentos de costos. En el caso de la Argentina, destaca que además está pasando por una nueva etapa de acercamiento a los mercados internacionales, de estabilización monetaria y de nuevas políticas para mantener e incrementar el empleo. Estoy convencido de que es la ruta correcta y reconozco los esfuerzos del actual gobierno por alcanzar estas importantes metas.

Actualmente, este país es nuestro cuarto socio comercial en América latina, mientras que México es su tercer socio en la región. En 2015, el intercambio entre ambas naciones superó los 2500 millones de dólares, 8% más que en 2014, pero todavía por debajo del punto más alto que alcanzamos en 2013. Además, importantes empresas mexicanas han encontrado un ambiente favorable para invertir en la Argentina. Tan sólo en 2014, se registraron más de 590 millones de dólares de inversión mexicana. Sin duda, gracias a las medidas emprendidas por el gobierno del presidente Macri, que están haciendo de la Argentina un país aún más atractivo para la inversión y el comercio, nuestra vigorosa relación económica puede potenciarse aún más.

En este nuevo rumbo, destaca el proceso de actualización de la relación económica entre la Argentina y México, que nos permitirá eliminar barreras no arancelarias entre nuestros mercados, diversificar nuestros intercambios comerciales y promover el desarrollo de cadenas globales de valor, en beneficio de ambas sociedades.

Celebro que, en momentos en que el aislacionismo y el proteccionismo se consideran una opción viable en algunos puntos del orbe, la firme intención de la Argentina y de un número creciente de países de América latina y el Caribe sea la de promover una mayor apertura e integración regional.

En este sentido, ha sido de gran valor la reunión que realizamos el mes pasado el presidente Macri y los mandatarios de los países que integramos la Alianza del Pacífico, con el objetivo de fortalecer el diálogo y explorar alternativas de cooperación en temas de la agenda común. Este exitoso encuentro nos brindó la oportunidad de avanzar en la construcción de canales de comunicación entre este mecanismo de integración y el Mercosur.

Sin duda, hablar sobre los vínculos que unen a la Argentina y México es hablar de una larga tradición de solidaridad. En la década de los años 70, por ejemplo, mi país abrió sus puertas a numerosos argentinos y hoy existen comunidades arraigadas que han enriquecido a nuestra sociedad en todos los ámbitos.

La cultura argentina nos ha legado a importantes creadores y referentes culturales. En México son reconocidos el talento y la sensibilidad de grandes artistas, como el cantante, compositor y máximo representante del tango, Carlos Gardel; el célebre narrador del boom latinoamericano y maestro del cuento Julio Cortázar; o el humorista gráfico creador de Mafalda, una de las historietas más famosas en el mundo hispano, Joaquín Salvador Lavado, Quino, entre muchos otros. Sus creaciones son conocidas, admiradas y queridas por los mexicanos. En reconocimiento a estos lazos culturales que nos unen, este año la Argentina tendrá una participación destacada en la Feria del Libro de Guadalajara, uno de los encuentros literarios más destacados en el mundo hispano. De esta manera, la Argentina y México tendrán la oportunidad de ampliar el diálogo artístico y cultural que caracteriza nuestra relación.

De la misma manera, el conocimiento de la cultura mexicana se ha extendido en la Argentina; prueba de ello es la muestra que actualmente se encuentra en el Museo Nacional de Buenos Aires, "Orozco-Rivera-Siqueiros. La exposición pendiente", que ha despertado un enorme interés en el público argentino y que se exhibe después de más de cuatro décadas de espera para viajar por América Latina. Se presenta junto a la colección de piezas titulada "La conexión sur", que registra el intercambio entre los tres muralistas mexicanos y los artistas argentinos vinculados a su pensamiento. Las obras de ambos extremos de este puente de diálogo artístico estrechan nuestra relación y sellan un siglo creativo.

Guiados por el mismo espíritu de cercanía y amistad que unió a dos de los hombres de las letras más reconocidos en el mundo hispano, Jorge Luis Borges y Alfonso Reyes -quien además se desempeñó como embajador de México en Argentina-, es mi deseo que continuemos fortaleciendo los lazos de hermandad y colaboración que unen a nuestros países, para promover la unidad y la fortaleza de América latina en todo el mundo. Estoy seguro de que este encuentro con el gobierno del presidente Macri contribuirá a este noble propósito y se traducirá en mayores beneficios para nuestros pueblos.