Los equipos de cómputo portátiles se conciben como un recurso didáctico que se suma a los libros de texto y otros materiales, como las bibliotecas de aula y de escuela, con el objetivo de hacer más eficientes y personalizados los procesos de estudio que realizan los alumnos, tanto en casa, como en la escuela.

Los equipos proporcionan herramientas mediante las cuales los niños amplían el tiempo que dedican al estudio y complementan el trabajo en el aula; así se enriquecen las aportaciones del libro de texto y de otros materiales disponibles en la escuela.

De esta manera los alumnos ganan autonomía en el estudio e incorporan nuevas estrategias de aprendizaje a su repertorio.

Con el uso de la computadora los niños de entre 11 y 12 años de edad desarrollan las siguientes habilidades:

  • Creatividad e innovación
  • Comunicación y colaboración
  • Investigación y manejo de información
  • Pensamiento crítico
  • Solución de problemas y toma de decisiones
  • Ciudadanía digital

Es importante que con los equipos de cómputo portátiles todos los alumnos, avanzados y principiantes, se enfrenten a retos que exijan desarrollar habilidades cognitivas de distinto orden de complejidad, y que cuenten con oportunidades para identificar sus avances y debilidades en el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación.

Fuente: SEP