La Asamblea General de la ONU recomendó en 1954 que los países instituyeran el Día Universal del Niño con el fin de promover su bienestar. Desde entonces los países miembros hacen todo lo posible para proteger y promover sus derechos, para que se hagan oír y alcancen su pleno potencial.

A la fecha se han logrado grandes avances, desde la disminución  de la mortalidad infantil al aumento de la escolarización, sin embargo este día es un recordatorio de que aún queda mucho por hacer. Son muchos los niños que todavía no gozan plenamente de sus derechos al igual que otros.

Los niños tienen los mismos derechos, están relacionados y tienen la misma importancia. Los Derechos de los Niños y Niñas contribuyen a resolver sus necesidades básicas y ampliar sus oportunidades, a fin de alcanzar su pleno potencial.