Por Enrique Peña Nieto

La riqueza más grande de México y de cualquier Nación, está en cada uno de sus habitantes; especialmente en sus niñas, niños y adolescentes. A partir de hoy, México cuenta con un instrumento legal de avanzada: la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.

Con su promulgación refrendo mi más firme compromiso con los Derechos Humanos, que son indispensables para que nuestra sociedad viva en armonía y se desarrolle a plenitud, en todos los órdenes de la vida social.

La Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes:

  • Reconoce a las niñas, niños y adolescentes, como titulares de un amplio catálogo enunciativo de derechos: el derecho a la igualdad sustantiva, el derecho a la salud gratuita y de calidad; el derecho a la educación de calidad, derecho de acceso a las Tecnologías de la Información y Comunicación; derecho a la participación y además se amplían los derechos de las niñas, niños y adolescentes migrantes.
  • Crea nuevas instituciones y fortalece las ya existentes.
  • Se establece la colaboración y coordinación entre órdenes de gobierno y organismos autónomos.

Las niñas, niños y adolescentes sanos, alegres y preparados de hoy, serán los ciudadanos responsables, solidarios y comprometidos del futuro. Ellas y ellos, son la mejor esperanza de un mejor México.

Seguiremos trabajando para que, en todo el territorio nacional, cada menor goce de una buena alimentación y tenga acceso a servicios de salud; que vaya a la escuela y reciba una educación de calidad; que tenga una vida libre de violencia y discriminación, para garantizar su desarrollo y sano esparcimiento.