Además de los proteínas, carbohidratos, grasas y vitaminas, la leche humana tiene células inmunológicas B y T que ayudan a la protección contra enfermedades específicas.

Investigaciones recientes del Instituto Nacional de Perinatología, señalan que mantener una lactancia materna hasta los dos años de edad en hijos de madres con obesidad, diabetes o hipertensión, los protege para que en su vida adulta no desarrollen estas enfermedades.

En los primeros seis meses, la lactancia materna ayuda a prevenir enfermedades infecciosas; de nueve a 12 meses permite un adecuado desarrollo motor e intelectual; y de 12 a 24 meses previene enfermedades crónicas como obesidad, diabetes e hipertensión.

Para lograr una lactancia prolongada, es importante capacitar a las madres primero, debido a que en la actualidad la mayoría de las mujeres trabaja, siendo éste el principal factor para abandonar la lactancia.

Por ello, el Instituto Nacional de Perinatología realiza cada año el Taller sobre Lactancia Materna de Regreso al Trabajo, con el fin de enseñarles a las madres una serie de estrategias sobre a la extracción y conservación de la leche, además diseñar un plan de alimentación orientado a evitar el abandono de esta práctica.