A pesar de que México tiene uno de los sistemas financieros más fuertes y más estables del mundo, a nivel internacional se encuentra entre los que prestan menos. Por ello se impulsó la Reforma Financiera, para que en México se preste más y más barato.

Hoy en día, esta Reforma ya genera beneficios:

  • Se puso en marcha el Buró de Entidades Financieras, el cual cuenta actualmente con información sobre 4 mil 340 bancos y otras instituciones financieras.
  • Ahora es posible refinanciar los créditos hipotecarios, sin incurrir en altos costos.
  • Con la Reforma, los bancos y otras instituciones financieras deben eliminar de sus contratos cláusulas abusivas para que no hayan “letras chiquitas” que puedan perjudicarte.
  • Ya no pueden obligarte a contratar productos o servicios financieros “empaquetados” que no quieras.
  • Y los despachos de cobranza, ahora tienen nuevas reglas, una de ellas es que tendrán que hacer las llamadas en horarios adecuados y deberán dirigirse respetuosamente a los deudores.
  • La Bolsa Mexicana de Valores se incorporó al Mercado Integrado Latinoamericano; esto implica que inversionistas de Colombia, Chile y Perú podrán invertir en nuestras grandes empresas.
  • En 2014 las micro, pequeñas y medianas empresas tuvieron acceso a más recursos para créditos.
  • La Banca de Desarrollo lanzó programas específicos para atender sectores prioritarios como las MYPIMES, campo y vivienda.
  • NAFIN impulsa el acceso al crédito con mejores tasas de interés para aquellas empresas que participan dentro del sector energético.
  • Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario Rural Forestal y Pesquero otorga más crédito, más barato y con tasas preferenciales para las mujeres.
  • La Sociedad Hipotecaria Federal ha impulsado el sector vivienda con líneas de créditos autorizadas a constructores por más de 19 mil millones de pesos.

En los próximos meses, la Reforma Financiera ofrecerá más beneficios.