Fuente: SEMARNAT

El crecimiento económico continúa acoplado al daño medioambiental; por lo cual el reto del Gobierno de la República es propiciar un desarrollo sostenido y sustentable.

En ese sentido es que la producción de energía proveniente de fuentes limpias es clave en el desarrollo sustentable del país.

La Ley General de Cambio Climático (LGCC) ha establecido metas ambiciosas de reducción de Gases de Efecto Invernadero: 30% para 2020 y 50% para el 2050. Sólo con una matriz energética más limpia y diversificada se podrá cumplir con dichos objetivos.

Por tanto, el despliegue de las energías renovables a gran escala es fundamental para impulsar la sustentabilidad, el cuidado del medio ambiente, así como la seguridad energética del país. Asimismo, en el sector transporte, los combustibles limpios representan una gran oportunidad para México.

Beneficios de la Reforma Energética:

  • Permite reducir emisiones y cumplir con las metas comprometidas en la Ley General de Cambio Climático.
  • Existen múltiples áreas con gran potencial de incrementar la Eficiencia Energética.
  • Creación de empleos basados en las energías renovables como lo han hecho otros países.
  • Uso de combustibles limpios: reducción de emisiones de contaminantes criterio, el incremento en la introducción de nuevas tecnologías vehiculares y la reducción de los costos asociados a enfermedades respiratorias.
  • Agregar capacidad de energías renovables a gran escala mediante la creación de un mercado competitivo de generación, administrado por el Estado a través de un operador independiente, y el establecimiento de certificados de energías limpias.
  • México tendrá cerca de un punto porcentual más de crecimiento económico en 2018 y aproximadamente dos para 2025.
  • Facilita la autonomía energética de México.