Gracias a la nueva Política Nacional de Vivienda, hoy es más fácil tener un lugar donde vivir, ya que existen mejores condiciones para acceder a un crédito.

Actualmente esta política ya genera beneficios:

  • Establece que las casas deben de contar con al menos dos recámaras y tener todos los servicios básicos, además de construirse dentro de las ciudades.
  • Existen diversos programas para madres solteras, militares, marinos, policías, jóvenes, o quienes se han integrado al sector formal de la economía, para que al comprar una vivienda, dispongan de un subsidio del Gobierno de la República y al pagar su crédito las mensualidades sean bajas; o bien utilizar estos recursos para rentar una casa, en lugar de comprarla.
  • Ahora los créditos del INFONAVIT y del FOVISSSTE se calcularán en pesos y no en salarios mínimos, con lo que los beneficiarios tendrán la certeza de cuánto tienen que pagar mes a mes y su deuda dejará de incrementarse cada año.
  • Los trabajadores del Estado que quieran un crédito para vivienda ya no tendrán que esperar a los sorteos, bastará con que lo soliciten y cumplan con los requisitos para que le sea otorgado de inmediato.
  • Los trabajadores con dos empleos que cotizan en FOVISSSTE e INFONAVIT ahora podrán fusionar sus créditos para acceder a un monto mayor.

Tan solo en 2014, la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU) distribuyó 12 mil millones de pesos en subsidios. Entre el INFONAVIT y el FOVISSSTE hicieron posible que 460 mil familias tuvieran acceso a un crédito para adquirir una vivienda.