El trayecto del Castillo de Chapultepec rumbo a Palacio Nacional, recorriendo Paseo de la Reforma, fue en su momento símbolo de lealtad y compromiso por parte del Colegio Militar hacia Francisco I. Madero.

En 1913, Madero era Presidente de México, sus planes y decisiones en el gobierno eran para algunos una amenaza hacia sus propios intereses, por lo cuál los Generales Félix Díaz, Bernardo ReyesManuel Mondragón y Gregorio Ruiz orquestaron un cuartelazo desde las filas del Ejército.

El 9 de febrero de ese año los sublevados se dirigieron a Palacio Nacional, donde el General Lauro Villar se dispuso a defender el Palacio en un ataque donde perdieran la vida los Generales Reyes y Ruiz.

Mientras tanto, Francisco I. Madero, que se encontraba en el Castillo de Chapultepec, monta a caballo y escoltado por los cadetes del Colegio Militar, quienes orgullosos y leales en todo momento y poniendo en alto el honor de un plantel con tanta historia, se dirigieron por Paseo de la Reforma hacia el centro de la ciudad.

En este trayecto, que ha pasado a la historia como “La Marcha de la Lealtad” fue visible la disciplina y patriotismo que portaron jóvenes mexicanos comprometidos y leales con su país.

Lamentablemente a los nueve días de ello, el 22 de febrero, el Presidente Madero caería muerto junto con el Vicepresidente José María Pino Suárez.