Fuente: SAGARPA

La flor de cempasúchil o flor de veinte pétalos es endémica de nuestro país y la conocemos principalmente porque con ella se adornan los altares del Día de Muertos.

La tradición indica que el particular y fuerte aroma del cempasúchil, es la guía que siguen los muertos para regresar a sus casas y poder compartir con sus familiares nuevamente el pan, la sal y la luz que necesitan para continuar su camino.

Este año se espera, una producción de cempasúchil mayor a las 10 mil toneladas tan sólo en Puebla, estado que ocupa el primer lugar en producción.

Otras de las flores relacionadas a esta celebración son la nube o velo de novia y la flor de terciopelo.