Luego de recibir el nombramiento como Presidenta del Consejo Ciudadano Consultivo del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), Angélica Rivera de Peña afirmó que la familia mexicana ha cambiado, por lo que en el DIF se atenderán las nuevas realidades. “Sabemos que no importa la forma de la familia, sino la calidad de la misma”, enunció, al sostener que además de los lazos de sangre, hay lazos de amor y solidaridad.

Ante el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, manifestó que la familia es el corazón que hace que México se mueva, al tiempo que enfatizó que el DIF trabajará como un gran equipo con cada estado y cada municipio del país, para que este organismo sea más cercano a la gente y alcance mejores resultados. Indicó que visitará cada una de las entidades para buscar soluciones en materia de asistencia social a través de la comunicación directa, y de un diálogo constructivo y creativo con madres, padres, niños, jóvenes y abuelos.

Aseguró que en el DIF se defenderán los derechos de los niños en un entorno de paz y justicia, en el que puedan expresarse libremente y cuenten con atención a la salud; “que lleguen a ser mexicanos felices pero, sobre todo, que se sientan orgullos de ser mexicanos”. Precisó que habrá atención a temas como la obesidad infantil, los niños en situación de calle, adolescentes, madres y padres solteros, personas con discapacidad, así como programas de educación, salud y nutrición para los pueblos indígenas.

En la institución defenderemos el derecho de los niños a que sean lo que son: niños que puedan estudiar, que puedan jugar, que puedan descansar, tener una familia que los ame y que los proteja, que cuenten con los cuidados adecuados para su salud.